reservas
Rutas

Ruta del Cares

La garganta del Cares es uno de los grandes reclamos del Parque Nacional de Picos de Europa y posiblemente la ruta más realizada de la zona. Se trata de un camino que en el tramo desde Posada de Valdeón hasta Caín puede ser recorrido en bicicleta, pero desde esta localidad leonesa hasta la asturina de Poncebos debe ser realizado a píe.

Debido al desnivel presente en la ruta debemos extremar las precauciones y hemos de tener en cuenta todos los consejos y advertencias de seguridad en la montaña, y en ningún momento saltarnos las normas marcadas para el recorrido. Gran parte del recorrido transcurre entre barrancos y precipicios peligrosos para los usuarios si no hacemos caso de las advertencias.

También debemos recordar antes de iniciar la ruta que bajo ningún concepto debemos alterar ni molestar a los animales que probablemente nos encontremos durante el recorrido, tanto salvajes como domésticos.

Cómo llegar hasta Posada de Valdeón.

Desde la localidad de Riaño (León) tomamos la N-625 y siguiendo por esta carretera continuamos hasta el puerto de Pontón por la C-637 desde donde bajaremos hacia Posada de Valdeón. Este es uno de los puntos donde es recomendable dejar el coche para iniciar la ruta pero si el caminante desea acortar la ruta, puede acceder con su vehiculo hasta la localidad de Caín.

Cómo llegar hasta Caín.

Partimos desde Posada de Valdeón por una carretera local que nos llevara hasta el Mirador del Tombo, lugar de obligada parada para disfrutar de una excepcional vista panorámica de Picos de Europa. Un poco mas adelante, podemos encontrarnos el Chorco de los Lobos, trampa utilizada para la caza del lobo hasta hace relativamente pocos años y donde se encuentra situado un punto de Información Turística. Si continuamos por dicha carretera llegamos hasta Caín. Debemos tener cuidado ya que esta carretera es muy estrecha y de doble dirección, por lo que se aconseja mucha prudencia hasta llegar a Caín.

Desde Posada de Valdeón tomaremos la carretera que nos llevara hasta la localidad de Cordiñanes, pueblo que una vez superado nos depositara en el Mirador del Tombo, donde hay una escultura de un rebeco. Desde este se puede ver el Collado de la Arena, el Pico de Cabezo Lloroso, la Torre del Oso y el Urriellu o Naranjo de Bulnes.

Continuamos nuestro camino siguiendo el curso del rio Cares, debemos tener especial cuidado debido a la pronunciada pendiente de este tramo del camino que nos llevara hasta la Majada de la Corona, donde, según cuenta la leyenda, fue coronado el Rey Pelayo.

En un primer momento, la garganta separó los Urrieles y el Cornión. Más tarde, los vecinos de Caín construyeron una senda que les sirviera para acceder a las majadas cabraliegas. Años más tarde, la compañía eléctrica Electra del Viesgo construyó la actual senda para vigilar el canal excavado en la roca. Son varios los puentes que debemos atravesar mientras disfrutamos de la ruta en su plenitud , puentes como el de los Rebecos o el de Bolín, viendo también como el abismo supera los 500 metros en bastantes puntos del trayecto. El caminante se encontrará con los restos de la Iglesia de Culiembro, y cruzará la portilla de madera que separa León y Asturias. Más tarde ascenderá al alto de los Collaos para llegar a Poncebos una vez superado este.

Descargar PDF